viernes, 4 de enero de 2019

Un auténtico regalo para nuestros corazones

Después de actuar en los campos de refugiados, cogimos nuestras narices de payasos y nos desplazamos a la región de Gaba Kemisa, a la sede de la ONG Abay. Allí, con todo el equipo de nuevo reunido, continuamos con nuestros espectáculos. Si hasta ahora todos los shows habían sido especiales, aquí en Gaba Kemisa, no podía ser diferente. Esta es una zona rural hasta el extremo de no tener electricidad ni agua corriente, todo en este paraíso natural se basa en pozos, velas y alguna placa solar.

Por supuesto, ni niños ni adultos, habían visto jamás un payaso, un mago o un malabarista. Así que sus caras de sorpresa, curiosidad y estupefacción se mezclaban a partes iguales con las risas y miradas cómplices al ver a tres "foranguis" (extranjero en oromico), sacando papeles de colores de la boca, pintando y borrando un libro sin más ayuda que un pincel mágico o tratando de tocar un ukelele sin cuerdas...

Cada mañana, los niños de la escuela rural de Abay, nos recibían con su canción repetitiva que sonaba así: forangui, forangui, forangui...mientras corrían a abrazarnos.
La risa teníamos que contener nosotros cuando, a través de las ventanas, les oíamos en clase repitiendo nuestros juegos y bromas...

Un auténtico regalo para nuestros corazones.







Fotos: © Luca Fiorentini | PSF

*******************************
Gracias por leer nuestras aventuras en Etiopía.

Ayúdanos a seguir compartiendo sonrisas en éste y otros muchos países.


Atentamente,

Nacho, Zaida y Hugo (Acircándonos)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡AYUDA SONRISAS al 28099!

¡AYUDA SONRISAS al 28099!
¡Y nos donarás 1'20 EUR! Sólo válido con Movistar, Orange y Vodafone.

Contribuyentes