jueves, 5 de marzo de 2020

5 años desde nuestra llegada a Burkina Faso


En este mes de marzo se cumplen 5 años de nuestra llegada al hospital Souro Sanou. Ya se acerca el final de nuestra presencia aquí, y aunque nos apena el pensar en nuestra partida, nos alegra enormemente constatar que aquí siguen y seguirán las Mamayasas dando una oportunidad a todos los niños y niñas que acuden al Centro de Recuperación y Educación Nutricional del hospital (CREN). Y es que, con ellas, un 35% más de niños se recuperan y durante su estancia en el hospital, ganan un 180% más de peso. ¡¡Larga vida a las mamayasas!!








Esta expedición cuenta con el apoyo del 



*****************
Gracias por leer nuestras aventuras en Burkina Faso.

Ayúdanos a seguir compartiendo sonrisas en éste y otros muchos países.


Atentamente,

Davo y Lucie.



lunes, 2 de marzo de 2020

Regresamos con 12.000 sonrisas imposibles de olvidar

Estamos en el avión, de vuelta a casa. Los que vinieron de Madrid ya hace un rato que vuelan dirección a Frankfurt. Los que vinimos de Barcelona nos preparamos para volar hacia Viena. 
De allí, haremos escala para acabar el viaje allá donde lo empezamos: nuestros respectivos hogares repartidos por la península.

Volvemos todos a casa  con nuestros seres queridos, después de 10 días de trabajar muy duro. Bien, todos no, a Chón (nuestro amado norteño callado de corazón explosivo) lo dejamos en Addis Abeba porque empalma este proyecto con un mes entero de expedición en Mozambique con la asociación Acircándonos para seguir regalando alegría.

Volvemos a casa con más de 12.000 sonrisas en la espalda, y millones de lecciones, historias y sensaciones en el corazón. 

Esta expedición no ha sido una cualquiera. Fue diseñada por la junta directiva para pensar en el futuro de la organización desde la esencia del sueño que nos ha hecho llegar hasta aquí; seguir aumentando la esperanza allí donde más se necesita de acuerdo con las bases fundacionales de la ONG.

Después de la creación de la "asamblea popular" de los payasos más activos de los últimos tiempos y las reuniones del fin de semana, aprovechadas hasta la última gota, fuimos por primera vez a la región de Gambela, al oeste de Etiopía, donde se encuentran acogidos más de 310.000 refugiados Sursudaneses en distintos campos (80% de los cuales són niñas y niños menores de edad con o sin supervisión parental).

Han sido unos días muy intensos: la asistencia multitudinaria en los espectáculos, la altitud de la zona, los viajes en furgo por caminos que en Europa serian intransitables, el clima, el comer poco y las contadas horas de descanso diario... Gambela no ha dejado a nadie indiferente. 

Aunque todos los expedicionarios ya habíamos estado trabajando sobre terrenos ásperos... Esta experiencia será recordada por todos de un modo muy especial. ¿Por qué? Por la cantidad y cualidad de payasos en el terreno, por las emociones vividas y las risas compartidas. Dentro y fuera del espectáculo.

Nos vamos con la sensación de haber dejado el trabajo a medio hacer, hemos echado raíces y contactos para poder volver pronto con la ayuda de nuestros queridos partners de ACNUR (sin los cuales nuestro trabajo hubiera sido imposible) porque aún hay muchos niños y niñas en esos campos que no saben que es un payaso, ni los poderes que nos otorga el humor y la comicidad.
Le decimos "hasta pronto" a un país lleno de gente hermosa que nos ha acogido con una sonrisa inmensa desde el primer momento... Un país rico, rico en alma y en generosidad.

Gracias Etiopía, ¡Volveremos muy pronto!


Nacho haciendo equilibrios con una rama que se encontró en el mismo campo. 
© Adelina Gomez | UNHCR Ethiopia

© Adelina Gomez | UNHCR Ethiopia

© Adelina Gomez | UNHCR Ethiopia

© Adelina Gomez | UNHCR Ethiopia

© Adelina Gomez | UNHCR Ethiopia







El público en los campos de Gambela era multitudinario. Hemos actuado para 3.000 personas a la vez. ¡La gente se subía a los árboles para vernos! ¡Espectacular!








Esta expedición ha sido posible gracias al apoyo de los granitos de arena de nuestros socios y socias y del 



*****************


Gracias por leer nuestras aventuras en Etiopía.

Ayúdanos a seguir compartiendo sonrisas en éste y otros muchos países.


Atentamente,

Tortell, Xicana, Sabanni, Luara, Nacho C., Nacho M., Lola Mento, Neus y Pau. 

miércoles, 26 de febrero de 2020

Las sonrisas vencen el calor y el cansancio

Día 5 | 24 de febrero

El lunes fue un día de locos. Nos despertamos a las 5 a.m en Addis Abeba para ir al aeropuerto. A las 7:30 volamos hacia Gambela, al oeste del país, fronteriza con Sudán del Sur. Llegamos a las 9 de la mañana.

Nos dirigimos a la sede de ARRA para hacer un primer briefing para saber bien la situación de los refugiados acogidos en la zona. Después, al centro de ACNUR para hacer un segundo briefing, esta vez relacionado con el protocolo de seguridad.

Una vez terminada la reunión, fuimos al hotel a dejar las maletas y cambiarnos para el espectáculo del día. En menos de 30 mins estábamos ya en camino del campo de Jewi, donde se encuentran unos 60.000 refugiados. Actuamos para más de mil personas, bajo el sol (40°C) y con sólo 3 horas de descanso la noche anterior.

Fue muy bestia a nivel físico, lo dimos todo. Al acabar el espectáculo estábamos en un limbo, no nos quedaba ni una sola carga de energía. De vuelta al hotel, en la carretera (en medio de la sabana) las chicas se empezaron a marear. No todos los cuerpos soportan condiciones tan extremas. Tuvimos que parar para dejar rugir el estómago mareado, cual león. Luego, volvimos al hotel a duras penas. Comimos, algunos, lo que pudimos.

Y nos fuimos a intentar descansar, sin éxito, ya que el calor no nos dejó. Para todos, fue un día que no olvidaremos.


Día 6 | 25 de febrero

Ayer nos levantamos a las 7 para salir a las 8 hacia el campo de Nguenyyiel, el campo más grande de Etiopía (mas de 80.000 refugiados). Hicimos una función por la mañana, multitudinaria también.

Durante el show no paraban de llegar niños y niñas que se acumulaban alrededor del circulo de yeso que habíamos marcado previamente en el patio del colegio.

Conforme avanzaba el espectáculo, la aglomeración era cada vez mayor, hasta que a media actuación empezaron a haber avalanchas entre el público. Se comieron el espacio delimitado como espectáculo y fue imposible acabar con nuestro cometido.

Después de salir por patas del lugar, fuimos a "descansar" en la sede de ACNUR. Decimos "descansar" porque esa era la intención, pero al llegar allí nos encontramos con más gente de la zona, que nos miraban con caras de extrañeza. Nos fue imposible comportarnos, primero Pau y Anna empezaron con la magia de cerca, luego los Nachos con los malabares... Y ya fue imposible parar la rueda. 2 horas y media estuvimos jugando, bailando y cantando con esa gente.

Después, nos dirigimos hacia otra de las ecuelas de Ngunyyiel. Allí, aprendimos del error anterior.
Marcamos el espacio mucho más grande, y aun así, se nos quedó chico. Pero al menos pudimos terminar el show. Y hemos vuelto hacia el hotel, rebentados, dando botes en la furgo de ACNUR.

Mañana es un día importante. Payasos Sin Fronteras celebramos los 27 años de su fundación, y lo pensamos celebrar de la manera que más nos gusta: haciendo crecer risas, esperanza e ilusión donde más se necesita.

PD: Tenemos muy mala conexión, lo que nos impide subir imágenes en este post. :(





Esta expedición cuenta con el apoyo de los granitos de arena de nuestros socios y socias y del 



*****************


Gracias por leer nuestras aventuras en Etiopía.

Ayúdanos a seguir compartiendo sonrisas en éste y otros muchos países.


Atentamente,

Tortell, Xicana, Sabanni, Luara, Nacho C., Nacho M., Lola Mento, Neus y Pau. 

¡AYUDA SONRISAS al 28099!

¡AYUDA SONRISAS al 28099!
¡Y nos donarás 1'20 EUR! Sólo válido con Movistar, Orange y Vodafone.

Contribuyentes